Guerra Digital

Guerra Digital

Ciberguerra: La guerra digital. Las nuevas luchas políticas, económicas y militares tienen un nuevo campo de batalla en Internet. Y se abre un nuevo negocio para quienes venden servicios de Seguridad

La guerra que viene

Hace un tiempo Michael Hayden, jefe de la poderosa National Security Association (NSA) conmovió a la comunidad internacional, al definir al ciberespacio como el próximo campo de batalla.

Yendo más a fondo aún, Hayden afirmó: “El espacio electrónico es un lugar en el que ahora debemos garantizar la seguridad de los Estados Unidos tanto como en la tierra, el mar y el aire”. Claro que Hayden olvidó que USA ya había comenzado la guerra digital cuando la NSA, el servicio de inteligencia más secreto de su país, lideró el proyecto Echelon.

Recordemos que el proyecto Echelon es una red de vigilancia global de telecomunicaciones que no solo se habría usado en beneficio político de sus países integrantes (USA, Canadá, UK, Australia y Nueva Zelanda), sino que estaría siendo también usado para beneficiar a sus empresas, y realizando espionaje comercial sobre la competencia.

La red Echelon está formada por 120 satélites espías, que interceptan y descifran unos 180 millones de mensajes electrónicos por hora.
Hayden declara que los Estados Unidos en el campo cibernético están tan dispuestas “a defenderse como a atacar”, incorporando a la información como parte del arsenal que los comandantes militares de los Estados Unidos podrían emplear contra sus “enemigos”.

Los gobiernos europeos se están poniendo en pie de guerra contra Echelon, acusando a Gran Bretaña y los Estados Unidos de operar un sistema “ilegal y agresivo”. De modo que lo nuevo no es la idea de la ciberguerra, sino su reconocimiento oficial.

Quien es el enemigo

Por el momento, Hayden define a los ciberterroristas y hackers como sus futuros enemigos. “Todos ellos pueden causar un gran daño, incluso si sus intenciones no son maliciosas”.
Y parece que la ciberguerra real ya ha comenzado.

Ciberguerra económica y terror

Si trasladamos este escenario al campo económico, a medida que una parte mayor de las transacciones comerciales mundiales se desplazan hacia el comercio electrónico (e-commerce), podemos pensar en sabotaje informático a las redes de venta de los competidores, fraudes masivos contra los bancos de otros países, y mil otras posibilidades.

Y a medida que más y más sistemas sensibles se vuelven dependientes de la computación, podemos pensar en países completos que puedan eventualmente quedar a merced de un solo ciberterrorista, que actúe en forma independiente.

Nuevos problemas traen nuevos negocios

Para los profesionales y empresas que venden servicios de Seguridad, se abre un nuevo negocio (hasta ahora mayormente explotado por empresas de computación y las grandes organizaciones internacionales de auditoría): el de proteger a sus clientes no sólo contra el robo o el sabotaje físico, sino también contra el robo, fraude y sabotaje tecnológico, que eventualmente podrían causarles un daño mucho mayor que una bomba colocada en su casa central.